qué debe saber un protector

Autor: Ivan Ivanovich

La protección ejecutiva es probablemente la única profesión en donde los trabajadores son constantemente entrenados en algo que nunca van a emplear en su vida laboral, mientras que las actividades que se realizan, o se deben de realizar a diario, no forman parte de currículum de estudios en la mayoría de las instituciones de capacitación. 

Foto: AS3 Driver Training / Fuente: Protección Ejecutiva del siglo XXI: La Nueva Doctrina

El entrenamiento de los escoltas es regido por la “Falacia 95”, ya que  el 95 % del tiempo de la capacitación es dedicado a actividades que el 95 % de los agentes nunca van a realizar en su vida, y, si lo llegan a hacer, van a fallar en el 95 % de los casos. 

La formación de los agentes en protección ejecutiva debe ser regida por la regla 45 - 45 - 10; donde, 45% del tiempo de capacitación debe ser dirigido a obtener los conocimientos y habilidades que se utilizan en el trabajo día a día, otro 45% debe ser enfocado en aprender las estrategias y prácticas que nos permiten anticiparnos y evitar las situaciones de riesgo, mientras que el 10 % restantes se debe enfocar en manejar las emergencias. 

Así que un protector en primer lugar debe aprender a comunicarse de manera efectiva con el protegido y con su entorno. Las habilidades de comunicación y persuasión son esenciales. Debe aprender los fundamentos de logística  protectora en diferentes fases de la operación, sabiendo, entre otras cosas, cómo identificar “las costuras”, cómo manejarlas y cómo realizar lo que llamamos “ el acuerdo de protección”  operando siempre de manera discreta. 

Un protector debe saber cómo evitar daños intencionales pero también cómo evitar daños no intencionales , cómo proteger la imagen del ejecutivo, cómo evitar las situaciones incómodas, qué es y cómo se aplica la “comodidad protectora”, asimismo debe ser capaz de proteger la información sensible que posee el cliente y saber cómo evitar los problemas jurídicos. 

Te puede interesar: Curso Operativo Protección Ejecutiva

Todo esto implica tener los conocimientos de inteligencia protectora, contra inteligencia, contra vigilancia, análisis de ruta, técnicas de alerta temprana, avanzadas, planeación de emergencias, conducción de vehículos, y otras muchas habilidades más que deben ser practicadas en secuencias operativas reales, para que los participantes pueden adquirir las habilidades necesarias y aplicarlas  en su propia operación. 

Cómo mejorar tu sistema de protección ejecutiva:

Solamente con este tipo de practicas reales y aplicables podemos hacer que la protección ejecutiva sea una profesión más segura tanto para los protegidos como para los protectores. 

Te puede interesar: Ivan Ivanovich en The Box - El podcast de protección ejecutiva